Entradas Por :

Rafa

600 399 Rafa

Cómo reconocer el marisco de calidad

Ahora que se aproximan las fiestas cada hogar comienza a planificar las cenas más importantes de estas fechas, se establecen los espacios, quién se encargará de cocinar y por supuesto qué se comerá. En este sentido, los mariscos siempre tienen un lugar destacado, son el entrante infaltable de las navidades y casi todos disfrutan con su delicioso sabor.

Pero para que su cena navideña tenga éxito, es muy importante elegir un buen producto en general, y en el caso de los mariscos, es básico tomar en cuenta ciertos factores para garantizarse una excelente compra.

Por supuesto, el primer consejo que le sugerimos desde Rafa es adquirir el marisco en una mercado de confianza, siempre es mejor ir a su tienda o puesto habitual donde le harán buenas sugerencias y le ofrecerán el mejor producto. A partir de allí, no olvide fijarse en algunos detalles muy importantes para reconocer el marisco de calidad.

Aspectos generales:

El olor

Es lo primero a tomar en cuenta. El marisco debe oler a mar, de donde viene. SI se percibe un olor a amoníaco no hay que comprarlo porque no está en buen estado.

El aspecto

En general, el marisco debe estar húmedo, al tacto debe sentirse suave pero firme.

La descongelación

SI ha adquirido marisco congelado es muy importante descongelarlo en la nevera para que no se rompa la cadena de frío, si hay prisa se puede hacer a temperatura ambiente, pero es mejor la primera opción.

Aspectos específicos:

Crustáceos

A grandes rasgos, debe fijarse en que estén enteros, que no tengan las patas rotas puesto que si le falta alguna al cocerlo le puede entrar agua y vaciarse el interior. Que la cabeza no esté oscura, los ojos deben verse negros y brillantes y que no presenten manchas negras en el cuerpo.

Gambas y langostinos

Las gambas y los langostinos son el tipo de marisco más consumido en navidades. Lo correcto es que tengan una apariencia translúcida y con la piel brillante. La cabeza debe tener buen color, si tienen un tono ennegrecido puede ser que estén en mal estado.

Langosta y cangrejo

Deben comprarse vivos, su aspecto tiene que estar perfecto y con buen olor. Compruebe que están vivos dándoles un golpecito y verificando que se mueven.

Centollo, nécora o bogavante

También tienen que estar vivos al comprarlos, por lo que deben mover sus patas, si se ven estiradas están muertos. La carne debe tener un tono blanco rosa y de consistencia firme. El caparazón debe estar suave.

Moluscos bivalvos

Los moluscos bivalvos son aquellos que poseen una concha dividida en dos valvas, como los mejillones, las almejas o los berberechos.

Deben comprarse vivos y fríos, mejor si vienen en redes con su respectivo etiquetado proveniente de la depuradora. Su caparazón debe estar bien cerrado o ligeramente abierto, y si lo presiona debería cerrarse ya que lo contrario puede significar que está muerto. Lo ideal es que pesen bastante como signo de estar vivos y llenos de agua de mar.

Al cocinarlos deben abrirse, si no, es mejor no consumirlos. El olor en su interior debe ser fresco, a mar, nunca desagradable. En su interior, la carne debe tener un tono nacarado o rosa y una consistencia firme.

Cefalópodos

Son un tipo de moluscos que tienen un saco con abertura por donde sale su cabeza y no tienen vértebras, ejemplos de ellos son el pulpo, los chocos, la sepia y el calamar.

Los cefalópodos deben tener un color blanco nacarado, estar húmedos y con consistencia firme, no muy viscosos. La piel externa debe estar adherida a la carne. En el caso de los calamares, los más pequeños tienen más sabor; y en cuanto a los pulpos, los tentáculos deben estar firmes.

Si toma en cuenta estos consejos tendrá una compra exitosa para su comida o cena navideña, desde Rafa le deseamos que tenga las mejores fiestas.

Los mejores restaurantes para comer marisco
1024 654 Rafa

Los mejores restaurantes para comer marisco | El Periódico

Lo primero queremos agradecer ante todo las buenas palabras que van dirigidas hacia nosotros de parte de la prestigiosa revista El Periódico.

Nuestro más sincero agradecimiento por incluirnos en uno de los listados más importantes en cuanto a comer el mejor marisco en Madrid que se pueda encontrar.

A continuación les dejamos el enlace para que le guste la lectura al igual que se hace comiendo los manjares del mar.

Link del enlace aquí.

600 399 Rafa

LA D. O. DE LOS VINOS ESPAÑOLES

“España, el bello país del vino y de las canciones.”

(Goethe, Fausto)

Es indudable que en muchos países como en España exista una gran cultura del vino, por su respeto hacia los buenos vino y su cultura vinícola arraigada a lo largo de la historia. La viticultura ha sido parte de la cultura española desde hace siglos. Los primeros indicios de su práctica datan de la época de los romanos, fenicios y griegos. Estos pueblos fueron los que introdujeron la vid en la Península Ibérica, además de traer consigo las más modernas técnicas de cultivo y producción de caldos de la época. De hecho, el lagar más antiguo del que se tiene noción se encuentra en el Castillo de Doña Blanca, cerca de Cádiz. Una antigua colonia fenicia.

Además, de tener una gran cultura de vino, España tiene una gran variedad de bodegas repartidas por todo el territorio nacional que producen gran cantidad de vinos que forman parte del selecto grupo de los mejores del mundo.

España huele a Jerez y a vino tinto. Y es que se cultiva viñedo en la totalidad de las 17 Comunidades Autónomas en las que se divide el país. Su ubicación, las diferencias climáticas y la variedad de suelos, hacen de la Península Ibérica un lugar privilegiado para la producción de vinos muy diferentes y es el primer viñedo del mundo, con 951.693 hectáreas plantadas en todas sus comunidades autónomas.

“Tenemos Rioja y Ribera del Duero”, seguramente habrás oído esta frase en muchos bares. Típico ¿no? Vamos a hablar de las Denominaciones de Origen del vino en España, qué son y cuántas hay.

Básicamente, una Denominación de Origen es una zona concreta donde se produce y elabora un producto agrícola o alimenticio cuyas características vienen dadas por esa ubicación geográfica. Las D.O. se han ido regulando y legislando a lo largo del último siglo, desde el Estatuto del Vino de 1932 hasta la ley 24/2003 de la Viña y el Vino. Desde un punto de vista legal, las D.O. sirven para designar y proteger un producto perteneciente a una zona determinada, pero implican mucho más: tradiciones, costumbres, mitos, leyendas y la historia de esos lugares.

Para que un vino obtenga la Denominación de Origen debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Los vinos deben ser elaborados en la región o el lugar determinado de la Denominación de Origen con uvas procedentes exclusivamente de esa zona geográfica.
  • Deben tener unas características especiales y una calidad que solo se puedan conseguir gracias al medio geográfico en el que se han elaborado.
  • Deben gozar de elevado prestigio por su origen en el mercado.
  • Para conseguir el reconocimiento de Denominación de Origen, tienen que haber transcurrido al menos cinco años desde que se reconoció al vino como producto de dicha zona.

En España tenemos un total de 90 Denominaciones de Origen del vino.

Clases de vino:

En función del grado de protección que tienen los vinos y por consiguiente la normativa y control que deben cumplir, podemos decir que existen seis clases de vinos.

Vino de mesa

Los vinos de mesa están en el escalón más bajo en cuanto a protección y exigencia, no pertenecen a ninguna D.O. y no están obligados a especificar procedencia, añada o variedades.

Vinos de la Tierra

Los Vinos de la Tierra pertenecen a regiones determinadas, que con unas características medioambientales o de cultivo confieren a estos vinos cierto carácter. Siguen una normativa menos exigente que los vinos con D.O.

En España hay 42 regiones con VT.

Vinos de Calidad con Indicación Geográfica (V.C.)

Son vinos producidos y elaborados en una región o localidad determinada, las uvas deben tener la misma procedencia y su producción, la elaboración del vino o su envejecimiento se deben a dicho lugar o a sus gentes.

En España hay 6 regiones con VC.

Denominaciones de Origen en España (D.O.)

Además de las célebres Rioja y Ribera del Duero existen muchas más Denominaciones de Origen repartidas por la geografía española, nada más y nada menos que 70. Las más antiguas fechan de 1933 (Jerez, Manzanilla, Montilla-Moriles, Rioja, etc.) aunque no fueron reconocidas legalmente hasta años más tarde.

Además de una estricta normativa de calidad, si una zona de producción quiere acceder a una D.O. deberá haber sido reconocida al menos cinco años antes como región de producción de Vinos de Calidad.

Deben ser elaborados en la región con uvas procedentes de esa zona, deben tener unas características especiales que solo se puedan conseguir gracias al medio geográfico en el que se han elaborado, deben gozar de elevado prestigio y tienen que haber transcurrido al menos cinco años desde que se reconoció al vino como producto de dicha zona

Denominación de Origen Calificada (D.O.Ca.)

De todas las D.O. que hay en España, sólo dos son Denominaciones de Origen Calificadas: Rioja y Priorat. Estas D.O.Ca. deben cumplir una normativa más estricta y un control más exhaustivo que las anteriores y su nivel de protección es mayor. Además, para acceder a la D.O.Ca., una región de producción debe haber sido reconocida como D.O. al menos diez años antes.

Para obtener esta calificación, además de los requisitos de la Denominación de Origen explicados anteriormente, deben cumplir las siguientes características:

  • Los vinos tienen que pasar por un sistema de control desde su producción hasta su comercialización para garantizar la calidad y la cantidad de estos.
  • Todo el vino que se produzca debe venderse embotellado.
  • Tienen que haber pasado por lo menos, diez años desde su reconocimiento como vinos con Denominación de Origen.
  • Ha de existir una delimitación cartográfica, por municipios, de los terrenos aptos para poder elaborar los vinos con derecho a la DOCa.

En España tan solo hay dos Denominaciones de Origen Calificadas: Rioja y Priorato (Priorat en catalán).

Vinos de Pago (V.P.)

Vino de Pago es una indicación geográfica española para vinos que garantiza la procedencia de las uvas de una zona geográfica con unas características edáficas específicas.

Un pago es un paraje o zona rural con unas características, o bien climatológicas y/o edáficas, diferentes a las del entorno en que se encuentran. Un Vino de Pago es el que se elabora en fincas que se encuentran en estas zonas, de extensión y producción limitadas en función de la Comunidad Autónoma en que se encuentren. Si un pago se encuentra en su totalidad dentro del área geográfica de una D.O. y además cumple su correspondiente normativa, lo podremos llamar Vino de Pago Calificado.

En España hay 14 bodegas con VP.

Esta indicación geográfica está reglamentada por la Ley de la Viña y el Vino (2003), que estipula que todos los vinos sujetos a esta indicación deben cumplir los siguientes requisitos:

  1. El pago debe ser conocido con un nombre vinculado de forma tradicionalal cultivo de los viñedos de los que se obtiene el vino y cuya extensión máxima no podrá ser igual ni superior a la de ninguno de los términos municipales en cuyo territorio se ubique.
  2. En caso de que la totalidad del pago se encuentre incluida en el ámbito territorial de una denominación de origen calificada, podrá recibir el nombre de vino de pago calificado siempre que acredite que cumple los requisitos exigidos a los vinos de la denominación de origen calificada.
  3. Los vinos de pago serán elaborados y embotellados por las personas físicas o jurídicas que ostenten la titularidad de los viñedos ubicados en el pago, en bodegas situadas en la proximidad del pago.
  4. Toda la uva que se destine al vino de pago deberá proceder de viñedos ubicados en el pago determinado y el vino deberá elaborarse, almacenarse y criarse de forma separada de otros vinos.
  5. En la elaboración de los vinos de pagos se implantará un sistema de calidad integral, que se aplicará desde la producción de la uva hasta la puesta en el mercado de los vinos.
  6. Cada vino de pago deberá contar con un órgano de gestión, sujeto a la legislación de las comunidades autónomas.

Hasta aquí, los datos que nos harán saber un poco más sobre el vino en España.         Nos gustaría terminar este artículo recordando una frase de Luis Fernando Olaverri:

“El vino es la única obra de arte que se puede beber” 

Y para degustar esas obras de arte y, además, bien acompañadas de platos acordes a ellas, siempre podemos acercarnos a Restaurante Rafa, donde nos atenderán y aconsejarán sobre la mejor elección de sus caldos y platos, para que podamos disfrutar de una agradable velada.

los mejores 10 sitios para ver en madrid
600 399 Rafa

Los 10 sitios que no te puedes perder en Madrid

Madrid es una ciudad cosmopolita y moderna, pero a la vez orgullosa de su historia; un paraíso cultural y de ocio, con prestigiosos museos y una vibrante actividad en las calles que enamora a los viajeros. Descubre los mejores sitios que visitar en Madrid para disfrutar al máximo de unos días en esta ciudad única.

Hay muchos lugares que visitar en Madrid, una de esas ciudades que se deben disfrutar de día y de noche. Durante el día puedes pasear por sus calles y plazas con encanto, visitar sus famosos museos y palacios, ver sus monumentos históricos, comprar en sus mercadillos o relajarte paseando por el parque del Retiro. Y cuando llega la noche, no puedes dejar de hacer una ruta de tapas y cañas por el barrio de La Latina, Chueca o Malasaña, para terminar la noche en algún local de moda hasta el amanecer y desayunar un buen chocolate caliente con churros.

Vamos a destacar 10 sitios imprescindibles para visitar:

Gran Vía

La Gran Vía es la calle más famosa de Madrid y un paseo imprescindible para todos los que visitan la ciudad. Su construcción se remonta a principios de siglo XX, en el que se construyeron grandes edificios como el Grassy, el de Telefónica o el Edificio Metrópolis, uno de los favoritos de Madrid.

Esta calle en la que no puedes dejar de mirar a todos lados mientras andas, es famosa también por sus grandes teatros, en los que se representan algunas de las mejores obras y musicales del momento.

Plaza Mayor

Situada en pleno centro de la ciudad, muy cerca de la Puerta del Sol, la Plaza Mayor es otro de esos lugares que visitar en Madrid imprescindibles. Con 129 metros de largo y 94 de ancho, esta peculiar plaza está rodeada de edificios y lugares destacados como el Arco de Cuchilleros, el arco más conocido de la plaza, que sirve como uno de los accesos a la misma, la Casa de la Panadería, el edificio más importante de la Plaza Mayor y la Estatua de Felipe III, un regalo del Duque de Florencia.

Una de las mejores cosas que hacer en Madrid es sentarte en alguna de sus terrazas para tapear con una buena cerveza fría o comerte el tradicional bocadillo de calamares. Tentador, ¿verdad?
Si tu visita a Madrid es en época navideña, no puedes perderte el mercadillo navideño, que tiene lugar en este punto de la ciudad, donde además de los típicos puestos navideños podrás encontrar los artículos de broma tan característicos en estas fechas en la capital española.

Puerta del Sol

Centro emblemático de Madrid, en la Puerta del Sol confluyen las calles principales de la capital.

La Puerta del Sol, situada en pleno centro de Madrid, es una de las plazas más conocidas de España y uno de los lugares que visitar en Madrid más imprescindibles. Algunas de las calles principales y más comerciales de Madrid terminan o pasan por esta plaza, por lo que seguro, la verás varias veces durante tu visita a la capital de España.

En esta plaza se encuentran varios puntos de interés como la Estatua del Oso y el Madroño, el Reloj de la Casa de Correos, ese lugar que todos hemos visto alguna vez en la retransmisión de las campanadas de fin de año, donde millones de madrileños se dan cita ese día para celebrar el inicio del año nuevo, y el “kilómetro 0“, debidamente señalizado y lugar del que no puedes irte sin una foto.

Parque de El Retiro y Puerta de Alcalá

Una visita a Madrid no estaría completa sin un paseo por el parque de El Retiro, pulmón verde de la ciudad, un jardín histórico situado en el centro de la ciudad, perfecto para desconectar del ruido, practicar deporte, pasear o simplemente sentarse en un banco para leer o estar en contacto con la naturaleza.

Si salimos del parque por la Puerta de la Independencia, nos encontraremos en la plaza que lleva su mismo nombre, donde podremos ver la Puerta de Alcalá, construida para Carlos III en el siglo XVIII, uno de los monumentos más icónicos de la ciudad.

La Puerta de Alcalá, es una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid, está situada en el centro de la rotonda de la Plaza de la Independencia y es parecida a los Arcos de Triunfo romanos, además de deber su nombre a un camino que llevaba hasta Alcalá de Henares y que pasaba por este lugar.

Plaza de Cibeles

En esta plaza encontraremos dos monumentos especialmente atractivos.

El Palacio de Comunicaciones (denominado también Palacio de Telecomunicaciones y, desde 2011, Palacio de Cibeles) es un conjunto integrado por dos edificios de fachada blanca ubicados en uno de los centros del Madrid histórico.

El conjunto es desde el punto de vista de la arquitectura española uno de los primeros ejemplos de arquitectura modernista, y más representativos, erigidos en el centro de Madrid. Este espacio cultural, ahora también sede del Ayuntamiento de Madrid, ofrece una programación de vanguardia y una de las mejores vistas de Madrid.

La Fuente de Cibeles, construida en 1782, es uno de los símbolos de la ciudad de Madrid. La fuente representa a la diosa romana Cibeles, símbolo de la tierra, la agricultura y la fecundidad, sobre un carro tirado por dos leones, los personajes mitológicos Hipomenes y Atalanta.

Se encuentra situada en el centro de la plaza a la que da nombre y está rodeada por los edificios del Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), Palacio de Linares (Casa de América), Palacio de Comunicaciones (antes sede de Correos y actualmente del Ayuntamiento de Madrid) y Banco de España y es el inicio del Paseo del Arte.

Paseo del Arte

En este paseo encontraremos el Museo del Prado, el Museo Thyssen y el Museo Reina Sofía. Un recorrido imprescindible para todos los amantes del arte.

El Museo del Prado tiene una de las colecciones de arte más importantes del mundo y es el más visitado de España. El museo tiene varias obras de grandes maestros de la pintura como Velázquez, el Greco, Goya, Tiziano, Rubens, el Bosco, entre otros muchos

Del triángulo del arte de Madrid, el Museo Reina Sofía, es el mejor para conocer las vanguardias y el arte de la segunda mitad del siglo XX, incluido el imprescindible Guernica de Picasso.

El Museo Thyssen contiene una parte (bastante numerosa) de la colección de arte de la familia Thyssen-Bornemisza. Una pinacoteca espectacular, en la que podrás ver la evolución de la pintura, sobre todo europea desde el Gótico hasta el S. XX.

Palacio Real

El Palacio Real o Palacio de Oriente, fue la residencia oficial de los reyes de España hasta que se trasladaron al Palacio de la Zarzuela. Su uso actual es para recepciones, ceremonias de Estado y actos oficiales. El Palacio se encuentra rodeado por los jardines Sabatini y los del Campo del Moro, desde este último de estilo inglés se obtienen unas magníficas fotos con el Palacio Real de fondo.

No hay que perderse los cambios de guardia semanales (miércoles y sábados) y el relevo solemne el primer miércoles de cada mes

Catedral de la Almudena y Cripta

Considerado como el edificio religioso más importante de Madrid, la Catedral de la Almudena fue la primera catedral que se consagró fuera de Roma en 1993 por el Papa Juan Pablo II. La catedral se encuentra en el centro histórico de Madrid, frente al Palacio Real, y está dedicada a la Virgen María.

Situada bajo el templo catedralicio, se esconde la Cripta de la Almudena, una iglesia neorrománica con forma de cruz latina, dedicada al culto de la patrona de Madrid, la Virgen de la Almudena, que sorprende por sus 400 columnas coronadas por capiteles todos diferentes.

El Rastro

El mercadillo más emblemático de España de origen medieval es uno de los mercados más antiguos de Madrid.

Si tu visita a Madrid coincide con un domingo o día festivo no puedes dejar de pasear por el Rastro, uno de los lugares más emblemáticos de Madrid.

Este mercado al aire libre, ubicado en el barrio de la Latina tiene más de 400 años de historia que se reflejan en los cientos de puestos que se sitúan alrededor de la Ribera de Curtidores, donde se dan cita todo tipo de objetos que puedas imaginar, desde ropa a muebles, pasando por antigüedades o souvenirs. Busques lo que busques, seguro que lo encuentras en el Rastro.

Mercados y espacios gastronómicos

Madrid presume de gastronomía con estos espacios de ocio que combinan la compra tradicional con el disfrute “gourmet”.

La gastronomía madrileña es una auténtica delicia para el paladar, compuesta de platos consistentes y llenos de sabor entre los que destacan el cocido madrileño, los callos a la madrileña, los huevos estrellados, los soldaditos de Pavía, las rosquillas de Santa Clara, el bocadillo de calamares o los caracoles a la madrileña.

Podríamos destacar, dentro de los sitios donde hacer una de esas paradas más pausadas a la hora de comer, el Restaurante Marisquería Rafa.

Esta emblemática marisquería abrió sus puertas en la conocida calle madrileña de Narváez en el año 1958, lo que en sus inicios fue una pequeña bodega en la que se servían raciones para acompañar a los vinos, con los años se fue ampliando hasta transformarse en el restaurante que es hoy.

Desde hace más de medio siglo, a Rafa acude el que busca los mejores pescados y mariscos de nuestras costas y las carnes y guisos elaborados con gusto y sencillez, acude también el amante del jamón ibérico y de la clásica ensaladilla rusa, tan mencionada en todas las guías gastronómicas.

Pero si lo que buscas es algo más ligero, Madrid es el mejor lugar para tapear, ya que muchos de sus platos más característicos se sirven en pequeñas raciones, a modo de tapa, con los que podrás degustar gran parte de la gastronomía en un sólo lugar.

No sólo debes ir de tapas por los bares y terrazas de barrios como La Latina, Chueca o Malasaña, mercados cubiertos como el de San Miguel, San Fernando, La Cebada o San Antón son auténticos templos de la gastronomía madrileña con productos frescos de calidad.

820 460 Rafa

¿Hay embutidos españoles con DO?

Ya antes de mencionarlos resulta interesante poder saber qué son los embutidos, se trata esencialmente de un producto que se consigue con una técnica de preparación antigua o ancestral como ya lo mentábamos. Para esto se emplea el empleo de carne de varias partes del cerdo.

A esto se le agrega condimentas y se embute en una tripa. Los embutidos más reconocidos son:

Ibéricos:

Son algunos de los embutidos más famosos tratándose de denominaciones de origen. Entre ellos podemos mencionar los de Guijuelo, de Huelva, de la dehesa de Extremadura, de pedroches entre otros.

Butifarras

Son embutidos que emplean el uso de carne, sangre, sal y otros ingredientes para crear una variedad.
Chosco de tineo: es un embutido famoso por ser de la zona de Asturias, se fabrica a base de cerdo entre otros ingredientes que lo hacen delicioso.

Salchichón de Vic

En los mejores embutidos de España encontramos que este se fabrica con la mejor carne de cerdo, en especial la magra, esta técnica se mantiene desde el año 1456 y aún se encuentra vigente.

Sobrasada de Mallorca

Este es un embutido crudo que se realiza con aderezos de pimentón y el empleo de carne de cerdo además de otros elementos.
Si nuestro artículo sobre los mejores embutidos de España te ha gustado o bien semejante interesante, no olvides compartirlo en tus redes sociales para que otros puedan asimismo conocer sobre estos productos.

854 479 Rafa

El auge del vermut

Tomar el vermú está de tendencia. ¿Por qué? Dicen los especialistas que es una tendencia al alza desde el instante en que se apuesta por vinos de calidad. Descubrimos las claves que diferencian el colorado del blanco, los matices de cada uno de ellos y las mejores recomendaciones para tomarlos, también en cóctel.

Al vermut le ha ocurrido como a la ginebra, de ser una bebida “de abuelos” como puede ser el brandy -el del puro- ha pasado a estar de tendencia y ofrecer múltiples posibilidades al consumidor por medio de la coctelería. Todavía no ha llegado al punto del combinado rey, que cuenta por cientos sus etiquetas comercializadas en España y por miles sus versiones en copa de balón, pero poco a poco más marcas patrias innovan con la bebida del piscolabis.

“El gin&tonic se lleva diez años después pues proporciona estatus. Esa copa elegante de tarde o sobremesa se puede mudar ahora por vermut pues bajamos a la mitad la carga alcohólica, transformándose en el substituto perfecto de verano. Además de esto, si estás fatigado de la tónica, deseas degustar otros matices y el whisky con ginger ale, que asimismo vive su impulso, te parece muy ahumado, el vermut rojo te ofrece un trago más dulce y el blanco una opción más cítrica”, defiende Carlos Ruiz, embajador de Lustau, las últimas bodegas en lanzar su propia versión “en blanco”. Si el rojo tiene exactamente la misma base vinícola, ¿cuáles son entonces las diferencias entre ambos tragos y por qué las marcas apuestan en firme por esas 2 versiones?

Uno seco, otro dulce

“La diferencia son los botánicos con los que se elabora cada botella. La base es vino blanco, azúcar, alcohol y los extractos de las yerbas con las que se infusionan. En el colorado predomina el ajenjo, por eso es más amargo, y en el blanco prevalecen los cítricos y, por tanto, es más suave”, explica Carlos Muñecas, director general de Vermú Zarro. Sergio Martínez, enólogo de Lustau, aporta un matiz en su caso: “Son diferentes procesos de alquimia. En nuestro vermut blanco, la solución hidroalcohólica de base es un fino y un moscatel del año. Y el colorado es un amontillado y un Pedro Ximénez. De esta manera el blanco resulta más seco y el rojo es dulce”.

Zarro tiene su propia versión del blanco, si bien desde la marca reconocen que el rojo está más extendido en la mente del consumidor.

Para Cristina Codesido, tras Petroni, la marca gallega que se distingue por sus vermús de albariño, la diferenciación se halla en la manera y los tiempos con los que maceran ambos tragos, cambiando sólo ciertos botánicos. “En el colorado, los botánicos se infusionan en estado deshidratado, al paso que en nuestro blanco van mayoritariamente en estado natural o verde”. El rojo lleva flor de hibiscus, “el ingrediente que aporta la tonalidad cobriza”. El blanco cambia este componente por “pimiento de Herbón con D.O.P. [Denominación de Origen Protegida], el auténtico pimiento de Padrón, encargado de aportarle matices herbáceos”.

François Monti, autor de El gran libro del vermut, aporta que, además del color que los distingue, “el blanco es menos amargo y quizás más floral y suave” mientras que el colorado sabe a “condimentas aromatizadas mediterráneas”, si bien ambos son dulces. Con respecto a la idea extendida de que el vermut blanco se inventó para el consumo de la mujer, al especialista no le persuade este tipo de catalogación. “No tiene mucho sentido en España, donde las mujeres siempre han tomado rojo, aunque sí es verdad que, como el vino blanco, el vermú blanco se asocia a las chicas, en especial, en Italia y Francia”.

¿Por qué razón se conoce sólo el rojo?

El vermú vivió su etapa de gloria junto a la gilda -pincho, tapa o banderilla que combina aceituna y guindilla con una conserva de pescado, que acostumbra a ser una anchoa, en un mondadientes- y la tradición de los domingos pareció perderse, aunque ahora se esté recuperando. Pese a la entrada fuertemente del blanco, en España prosigue predominando el rojo. Codesido justifica que somos animales de costumbres. “Desde el momento en que en la Alemania Bávara, hace ya cuatro siglos, la popularización del vermú empieza a extenderse por Francia, Italia y por nuestro país, los elaboradores, frente a la complicación que les daba manejar las bases vínicas muy frecuentemente provenientes de vinos guardados durante años y con evolución en tonalidad, se decantaron más por los colorados y es a lo que se amoldó el gusto de los consumidores”.

El vermut blanco de Petroni se elabora con pimientos de Herbón con D. O bien. P.

Conforme la emprendedora gallega, con este panorama en la evolución del vermú y la estandarización de rojos, cada vez nos hallábamos con peores calidades. “Se cubrían con azúcares y color para que el consumidor no advirtiese las deficiencias en las materias primas”. Pero esa “deuda histórica con los vinos aromatizados” se está subsanando invirtiendo en los procesos de elaboración, ante paladares mejor educados y exigentes a los que no les vale cualquier cosa. “El vermut está en alza desde el instante en que se apuesta por los vinos de calidad. Antes, a las peores añadas se les echaba botánicos y se tapaban los aromas, por eso se ha pensado que se hace con vino malo. Hoy en día, se aprecian los botánicos mas, después, se queda el sabor del vino”, aporta Fernándo Pérez, Master Distiller y Directivo de Control de Calidad de Lustau.

Perfect serve: con qué se combina

Desde Bodegas Lustau recomiendan servir el vermú blanco con una aceituna, si bien se puede “condimentar con jengibre o aportar un punto refrescante y cítrico con manzana verde”. Por su parte, al rojo le va bien la piel de naranja o bien una tira de pomelo, “que le da notas más amargas”. En lo que se refiere al combinado, el blanco se está tomando como la ginebra, con tónica, mientras que la tendencia predominante con el colorado es apostar por el ginger ale -bebida gaseosa elaborada con jengibre, azúcar y limón-, como sucede con el whisky.

La utilidad de los dos tragos está haciendo que aumenten sus posibilidades en el mundo de la coctelería, desterrándolos del momento del temtempié. En verdad, se está versionando el Old fashioned, que reemplaza el whisky por el vermut rojo. El barman Javier García Vicuña ha creado su particular White Negroni con vermú blanco Lustau, un mix de este trago con ginebra floral. “Esa nota de Pedro Ximenez, amontillado o bien fino personaliza mucho el cóctel. Son vinos que tienen su personalidad y aportan algo más a la copa, frente a solo botánicos”. Una opción alternativa para dar un giro a los grandes clásicos. “Siempre y en toda circunstancia se puede jugar para llevarlo a tu terrano, conforme gustos”.

En lo que sí coinciden todas y cada una de las marcas es en que el blanco tiene más posibilidades que el colorado como mixer. “Aún es más desconocido, mas hay una franja de horario a la que se le llama afterwork, después de trabajar, en la que se está bebiendo con tónica, refresco de limón… y, naturalmente, en cócteles”, zanja Muñecas, de Zarro. Hora del vermut y copa premium comienzan a estar ligados. Y para gustos, colores.

820 460 Rafa

Todo lo que quisistes saber sobre las gambas

La cantidad de marisco y moluscos frescos que se consume por año representa el 16,85 por ciento del total de productos de la pesca (cuatro con cincuenta y dos kilos por persona por año).

Todo apunta a que es saludable: además de proteínas, los crustáceos contienen pocas grasas saturadas —su reducción en la dieta se relaciona con una minoración del peligro cardiovascular— y son ricos en ácidos grasos omega-3 que, según la Fundación De España del Corazón, contribuyen a sostener los niveles normales de colesterol.

Olvídese de las cabezas

Ya sabe que no existe la perfección, con lo que las gambas asimismo ocultan una cara oscura: son ricas en sulfitos y cadmio. Los primeros son aditivos que añade la industria para eludir que se ensombrezcan, una imagen que el consumidor rechaza y afecta de manera negativa a las ventas.

Si bien, conforme señala el estudioso, este ennegrecimiento no es sinónimo de deterioro: “El signo que indica que el marisco está estropeado es el olor a amoníaco”. La cuestión es que los sulfitos, conforme un informe de la Agencia De España de Consumo, Seguridad Alimenticia y Alimentación (AECOSAN), están vinculados a reacciones alérgicas, sobre todo en personas asmáticas: “Abundantes estudios confirman que esta sensibilidad a los sulfitos es usual y que, tras una ingesta oral, puede provocar ataques de asma a las personas que sufren esta enfermedad, mas también urticaria y angioedema en personas no asmáticas”.

Este tipo de aditivos se amontonan sobre todo en las cabezas y en el caparazón de los crustáceos, “algo pasa a la carne, pero la mayor concentración se halla en el exterior de las gambas”, apunta Javier Borderías. Por eso los especialistas aconsejen desechar las cabezas.

¿Y el cadmio? “Es un metal indeseado presente en las gambas y langostinos, que una vez ingerido se acumula en los riñones, donde puede generar daño renal. Si bien tiene otros efectos menos conocidos como diarrea, dolor estomacal, alteración en la reproducción o bien perturbaciones inmunológicas”, presidente de la Asociación de Nutricionistas Diplomados de Canarias (ADDECAN).

AECOSAN asimismo apunta que su absorción en el aparato digestible es baja y tiende a acumularse en el organismo durante un tiempo estimado de 10–30 años. En el caso de las gambas y langostinos es simple evitarlo puesto que se concentra en sus cabezas, del mismo modo que los sulfitos: “Los dos tienden a acumularse en las cabezas, con lo que siempre y en todo momento está desaconsejado consumirlas”, advierte la dietista.

A vueltas con el colesterol

Que las gambas son ricas en colesterol es una realidad. En palabras de la presidenta de ADDECAN, “100 g aportan 150 mg de colesterol y el máximo aconsejado al día es de 300 mg”. Esto desea decir que si toma doscientos g de gambas va a haber cubierto la dosis de colesterol recomendada para todo el día. No obstante, existen matices, puesto que conforme explica Hernández, ya antes de calcular qué ración se puede consumir al día de este comestible, es esencial valorar el resto de la dieta.

“No será exactamente la misma ración para aquellas personas que en su alimentación frecuente apenas incluyen alimentos procesados o carnes rojas (ricos en grasas saturadas), que quienes consumen diariamente estos productos y exceden los niveles máximo recomendados”, explica Hernández. La nutricionista asimismo aclara que, si el marisco se consume de forma eventual, por poner un ejemplo, en Navidad, “no nos debe preocupar el número exacto de gambas que podemos consumir, siempre que se busque una alimentación equilibrada y variada, en la que se combinen los típicos productos navideños con otros que deberíamos consumir de forma diaria, como las verduras”.

Otro hábito a desterrar para que el colesterol no se dispare es acompañar el marisco con vino. “El consumo de alcohol aumenta por sí mismo el colesterol en sangre. Y se sabe que condiciona la expresión de proteínas, entre ellas, las encargadas del transporte de colesterol en sangre, no obstante, aún deben hacerse estudios para saber de qué forma afecta su expresión, conforme el tipo de alcohol consumido, la frecuencia y la cantidad del mismo”, anticipa la experta en Dietética.

1024 574 Rafa

5 lugares qué visitar en Madrid

Somos un tanto como los girasoles: no nos agrada nada de nada desperdiciar ni un rayito de sol. Y menos ahora que al fin ha llegado la primavera a la urbe, y a los parques, y a los jardines, y a las terrazas… Toma nota, pues hemos localizado 5 sitios a los que el buen tiempo les sienta mejor que bien

Jardín histórico del Gran Meliá Palacio de los Duques

Tal vez ni tan siquiera te lo hayas planteado, mas este espléndido hotel oculta un jardín histórico en su interior digno de ser visitado. Es el patio del Gran Melia Palacio de los Duques, uno de los hoteles más recientes abiertos en la urbe, levantado en un palacio del siglo XIX. De entorno agradable y agradable, te va a ser bastante difícil elegir entre la oferta gastro de sus 3 restaurantes: 2 Cielos, de los televisivos hermanos Torres, Montmartre mil ochocientos ochenta y nueve, más muy elegante y afrancesado, o bien Coroa Lounge & Gardens Gallery, más informal, si se puede emplear este adjetivo para un hotelazo de estas peculiaridades.

Palacio de Cristal

Si bien está abierto a lo largo de todo el año, la primavera semeja la estación ideal para visitar este edificio de vidrio y hierro forjado que data de mil ochocientos ochenta y siete y que fue construido con ocasión de la Exposición de las Islas Filipinas. Hoy día es un espacio bello y lumínico donde contemplar arte, ubicado en la mitad del Retiro, al lado de un lago con patos, y rodeado de naturaleza y buen rollo. Es una de las sedes del Museo Reina Sofía, que exhibe acá de forma frecuente grandes instalaciones, estatuas o bien piezas concebidas particularmente para el Palacio de Cristal.

Cerro del Tío Pío

Este parque, conocido como el de las 7 Tetas por sus colinas, se halla en Puente de Vallecas y es de los mejores lugares de la urbe para contemplar atardecer. Semeja patraña que hace solo unos años fuera una escombrera; las ondulaciones del terreno nos lo recuerdan, si bien ya poco queda de aquello. Hacer un picnic, caminar en bicicleta o bien sencillamente sentarse a contemplar el atardecer es uno de esos placeres que merecen mucho la pena, más teniendo presente lo poco que cuestan.

Invernadero del Palacio de Cristal de Arganzuela

Este jardín es una sorpresa: más de siete mil metros cuadrados de plantas y flora levantado en lo que fue el viejo matadero municipal. Se edificó entre los años mil novecientos ocho y mil novecientos veintiocho por el arquitecto técnico Luis Bellido y González. Está restaurado al estilo de los invernaderos decimonónicos de la ciudad de Londres o bien Viena y en su interior acoge unas nueve mil especies de plantas, incluidos cactus y indisculpables, y hasta especies de peces. De verdad, visitarlo es un gustazo, especialmente cuando llega el buen tiempo.

La Terraza de Florida Retiro

La mítica sala de fiestas reabría sus puertas en dos mil dieciseis con una renovada oferta de ocio y gastronomía. A lo largo de las horas de sol, su terraza se transforma en uno de los espacios más cotizados, preparada bajo las bóvedas de los árboles del parque. Mas hay más, como un bar de tapas, un pequeño mercado con diferentes puestos y la sala de espectáculos, más propia cuando llega la noche. No dejéis de probar la cocina del chef Joaquín Felipe en el Pabellón, un restorán donde el respeto por el producto de cercanía y de temporada son las señas.

820 460 Rafa

Ventajas del marisco en nuestra dieta

Para cuidar nuestra dieta el marisco es una alternativa poquísimo calorífica y una alternativa con poco hidrato, lo que la hace ideal para la bajada de peso de forma sana y con cabeza. Tendríamos siempre y cuando priorizar el marisco y el pescado, tanto blanco como azul (a ser posible al vapor o bien hervido, en tanto que son las formas que sostienen mejor calidad y sabor de este gran conjunto de comestibles), frente a las carnes procesadas. Hay que aportar por lo menos una vez al día una fuente de pescado o bien marisco, a poder ser. Además de esto cenar marisco nos aporta taurina, un aminoácido que ayuda a nuestros neurotransmisores cerebrales lo que va a hacer que nos podamos relajar más y reposar de noche.

El marisco es un comestible poco calorífico y que concentra muchos nutrientes saludables. Su contenido es bajo en hidratos de carbono y en grasa (no alcanzando un dos por ciento de su composición) ofertando valiosos minerales, vitaminas y proteínas.

Entre las numerosas vitaminas que poseen estos comestibles de origen animal, resaltan las vitaminas B, como por servirnos de un ejemplo el ácido fólico, imprescindible para prevenir anemias nutricionales. Asimismo hallamos vitamina liposoluble E y vitaminas A para cuidar nuestra visión y nuestra piel.

Estos son ciertos minerales que hallamos en el marisco:

Potasio, que es un enorme diurético, lo puedes localizar en mariscos como la vieira y la cigala.
Sodio, un mineral que nos ayuda en el equilibrio de líquidos o bien en el proceso digestible y que además de esto nos aporta energía, lo poseen mariscos como los percebes, gamba roja, langostino o bien centollo.
Yodo, está relacionado con la actividad hormonal y previene el hipotiroidismo, lo podemos encontrar en las gambas o bien langostinos.
Hierro, es uno de los minerales esenciales para el funcionamiento de nuestro organismo puesto que favorece el transporte de oxígeno, hace que nuestra sangre circule adecuadamente y sirve para alentar la inmunidad entre otras muchas funciones, se halla en abundantes mariscos como las almejas y los berberechos.
Calcio, es buenísimo para nuestros huesos. Lo podemos adquirir de mariscos como las ostras o bien el pulpo.
Magnesio, que nos ayuda con nuestro sistema circulatorio o bien la diabetes, lo tienen el bogavante o bien la langosta, entre otros muchos.
Mejillones, altos en hierro y fósforo

El pulpo o bien calamar, son una buena fuente proteica y baja en grasa y también hidratos de carbono. Además de esto la proteína tiene un enorme poder saciante. Los mejillones, asimismo muy demandados en la oferta culinaria del restaurante, son altos en hierro, fósforo y otros muchos minerales, puesto que son un aporte de todo género de minerales.

1024 574 Rafa

¿Sabes pescar un buen jamón?

Los buenos jamones ibéricos se reconocen a simple vista con unas peculiaridades básicas. Podemos identificar un buen jamón si nos fijamos en la pata y la pezuña, el tamaño y la brillantez del tocino, entre otras muchas cosas

Comer jamón ibérico es uno de los mayores placeres de la vida, pero no siempre y en toda circunstancia un jamón sabe como se espera. Por esta razón, para eludir inconvenientes con el sabor, es bueno saber identificar un buen jamón ya antes de llevarnos una loncha a la boca

Primeramente, no nos debemos fiar del peso del jamón. A la inversa de lo que se pueda creer, un jamón gordito y pesado no es homónimo de calidad. Los buenos jamones premium oro, así sean jamón de bellota ibérico o bien de cebo de campo (las 3 variedades existentes), son estrechos y alargados, siendo más largos que anchos.

La manera y el tono de la pezuña asimismo nos afirma mucho de la crianza del cerdo. Si la pezuña es larga quiere decir que apenas ha estado en el campo, con lo que va a ofrecer un jamón o bien una paleta de baja calidad. Las pezuñas deben ser redondeadas y de color negro, siendo esto señal de que la paleta ibérica o bien el jamón que vayamos a adquirir van a tener una calidad superior.

Para finalizar, vamos a deber fijarnos en el tocino de la pieza. Ha de ser amarillo y blando al tacto. Si esta una parte del jamón está dura, quiere decir que el cerdo ha sido alimentado con piensos de baja calidad y en consecuencia no debemos adquirirla. Ha de ser gelatinosa, pudiendo hundir el dedo sin inconvenientes. Si esto ocurre, nos encontraremos frente a un jamón de bellota de calidad.
Hay que prestar atención asimismo al proceso de preparación, puesto que la preparación artesanal que respeta el proceso tradicional es homónimo de calidad en la mesa.
A la inversa de lo que pueda parecer en un comienzo, las máculas blancas que se observan en el jamón son asimismo un síntoma de calidad pues reflejan una larga y lenta sanación , en tanto que se debe a un proceso de cristalización de tiroxina, que se da cuando la sanación es lenta y no en procesos industriales acelerados sanación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies